Seguidores

domingo, 30 de noviembre de 2008

No me hagan caso. ENAMÓRENSE

















Me niego a enamorarme, dije.

No quiero enamorarme de nadie, aseguro.

Conozco, el proceso; sé adonde lleva el enamoramiento.

El Amor es grande y es gozoso, no pide nada, no te hace necesitar nada, no te convierte en un ser dependiente, vulnerable, inseguro y mezquino, celoso y posesivo, exclusivista y angustiado. No se puede poseer a las personas.

Amarlas es verlas tal cual son, tomarlas tal cual se presentan, desear su libertad y su felicidad, . Amar es dejar ser, dejar vivir, empujar hacia delante el crecimiento del ser amado, sea cerca o sea lejos de uno mismo.

Enamorarse... todos sabemos lo que es enamorarse. Querer la posesión de una persona como si fuera una cosa, cosificar, cercar, seducir, ser seducido, utilizar para el propio disfrute, intentar ignorar la evidencia de la contradicción flagrante entre el deseo del bien ajeno y el deseo de que ese bien se supedite a los propios deseos personales, a las propias necesidades.

Uno se enamora y dice querer a otra persona, de la cual se ha enamorado. Te quiero conmigo, dice, siempre conmigo, nunca me dejes, nunca te vayas, quiero tenerte siempre, tenerte, no quieras a nadie más, es decir, enamórate de mí, no te enamores de nadie más. Vive, dice, vive para mí. Entonces se puede matar por amor, odiar por amor, sufrir, perseguir, agobiar, desplazar, limitar, prohibir, contratar, negociar, engañar y ser engañado.

El miedo forma parte del enamoramiento, pero está totalmente ausente del Amor. Uno ama la belleza de una flor y la disfruta, y la riega. Uno se enamora de esa flor y la corta, la mata, para llevársela a casa.

Así que, dije, nunca me voy a enamorar. Eso dije.

Y ahora sentada sobre la luna abrazada a una estrella, con los pies colgando de la concavidad inferior, aspiro el olor del Cosmos, exhalo, y al respirar inhalado polvo de estrellas y digo, siempre te querré, siempre estarás conmigo, nunca me dejarás, nunca te dejaré, uniré mis labios a los tuyos y nacerán nuevas galaxias, de las cuales emanaran nuevos planetas, azules, etéreos, transparentes, en los cuales nacerá nueva vida, nuevos seres que crecerán, observarán, aprenderán y terminarán concluyendo su aprendizaje final diciendo como yo:

Me niego, dirán, a enamorarme.

14 comentarios:

J. Úbeda dijo...

El amor es grande, desde luego. Un post fantástico Lys, no se puede explicar mejor.

¡Besos!

Old_Fashioned_Lover_Boy dijo...

Totalmente de acuerdo, enamorarse es eso y más... también es disfrutar de cosas sencillas pero compartidas, es querer hacer estupideces por estar junto a otro sin saber que son estupideces... Sublime en el egoísmo y generosidad... Ahhhh! enamorarse es disfrutar del mejor de los problemas.

saludos.

amor dijo...

yo quiero que ese amor real alivie este estorbo que en mí supone el dolor

¿se puede?

s

Goathemala dijo...

Imposible de definir como los sentimientos que se interiorizan muy intensamente. Como Ortega yo creo que el amor en sus primeras etapas idiotiza un poco. En lo personal me esfuerzo por no cosificar el sujeto amado. No sé si lo logro.

La entrada, maravillosa por cierto, tiene un toque muy presocrático al final. Para Empédocles el movimiento de las personas como el de los astros se explicaba por dos únicas potencias: el odio para separar y el amor para mover, para unir.

Saludos.

Pedro dijo...

Magnífico post. Lo suscribo palabra a palabra (porque yo nunca lo diría tan bien).
Amar es una bendición, pero enamorarse ciegamente, un infierno.
Un beso y feliz semana.

Cornelivs dijo...

Me has tocado con este testo, Lys.

"touché", como en la esgrima.

Estupendo texto. Enamorarse es lo mas bello del mundo. Pienso que cuando los dioses crearon al ser humano, para que su existencia no fuera tan triste, le concedieron al hombre una chispa divina: el amor, su capacidad para enamorarse.

Magnifico.

UN BESO!

Mr. TAS dijo...

yo tengo una impresionante habilidad para hacer exactamente lo que acabo de jurar que no haría nunc por jamás de los jamases....

moderato_Dos_josef dijo...

yo quiero encontrar un amor verdadero y sincero, ya he conocido bastantes amores egoístas, porque el amor también es egoísta...a veces...

Verónica dijo...

Un bello post. Muchas veces he repetido eso mismo: No quiero enamorarme más.
Y cuando más curada una se cree, aparece (otra vez sin ser llamado) el amor a subvertirlo todo, a arrasar con una y con todo, incluso con aquella certeza de que jamás volvería a enamorarme...
Saludos,
Verónica

Kurt dijo...

Pero con lo bonito que es el amor....!!! no ahcerle ningún caso, jejje!!!

fire dijo...

no tengo intencion, ni ganas, ni situacion de vovlerme a enamorar...
pero creeme que si el amor se pusiera en mi camino...no haria caso a nadie...

un saludo...¡¡
encantada de visitarte...
:-)

Lola dijo...

Cuando se aprende a amar por el simple hecho de tener un amor sin esperar nada a cambio.....es jodido jajaja,,pero menos doloroso.

Aguaya Berlín dijo...

Ah, qué bien lo has dicho... y mientras más lo evitas, más piensas en él...

Saludos desde Berlín!

Sr. Stromboli dijo...

Lo describes perfectamente Lys... para qué decir más, salvo que estoy deseando enamorarme, qué más da las consecuencias ;-)