Seguidores

lunes, 1 de diciembre de 2008

Hay, esa Emma...


Queridos amigos, estaré ausente unos días. Os dejo esta historieta de mi blog de notas.


Emma, es una chica de buen ver. Profesionalmente independiente y solvente. Vive sola, por gusto. Después de un par de fracasos sentimentales, (ninguno por su culpa, que conste) Ha decidido que con su panda de amigos y su familia la cual incluye una sobrina de dieciséis años, tiene más que suficiente.

Emma, es coqueta, sigue dietas, consume siempre productos naturales. Es algo fanática con todo lo que sea, aparente o suene natural. Físicamente se ha hecho algunos arreglitos, nada importante. La han aumentado una tallita los pechos, rellenado un pelín el labio superior, casi nada el inferior, la han hecho, y la queda precioso, una levantadita de glúteos, una ligerísima lipo de pistoleras y poca cosa más. Todo ello muy sutil y aparte del labio superior que la da un aire un poco “apatado” (de pato hembra) todo lo demás la queda muy natural que es lo que a ella le gusta. Pero Emma tiene miedo, un miedo patológico a envejecer. Si pudiera haría lo mismo que Dorian Gray, todo, todo por sentirse siempre joven. – Pero si eres una chiquilla…La dice su octogenaria abuela. - ¡Jo, tía…tronca que testas quedando desfasa….-comenta de vez en cuando su sobrina. Entre la chiquilla que ella no ve por ningún lado y, que realmente se sienta desfasada, anda Emma alicaída. Ha tomado una decisión. Se va. Se va en busca de la eterna juventud. Ella sabe que existe, ha leído tanto sobre el tema…Algo de verdad tiene que haber. Además es un tema que la fascina.


Llegar al lugar deseado es un pequeño reto, pero las agencias de viaje lo allanan todo si uno está dispuesto a pagar, Los permisos también tuvieron su dificultad, pero casi nada hoy en día se resiste al turista. Después de duras divisitudes llegó al lugar. Podía haber llegado antes, y más cómodamente, pero Emma quería llegar de la forma que ella creía natural para ir entrando en ambiente.

Y allí estaba ella, al pie del Potola en Lhasa. Se quedó dos días, hilvanando su plan, por que plan, tenía. Busco un interprete y le pidió que escribiera y la enseñara unas palabras en Tibetano. Se compró una vestimenta de Sherpa de la que eliminó y añadió algunas cosillas ya que tal y como estaba la pareció a Emma poco femenino el traje. Se miró al espejo. Estaba guapa, algo en ella le recordó a una lagarterana en traje de gala, pero se gustó.

Al tercer día se dispuso a subir todas las escaleras que conducen hasta el monasterio que no eran pocas. Su plan consistía en atraer algún Rimpoche de ojo distraído, y camelárselo.

Después sacarle algunos secretillos,- no la entusiasmaba la idea pero el que algo quiere algo le cuesta.- Así que, con su traje de lagarterana y su plan, llego bufando, sin aliento a la cima del monasterio. ¡OH, que silencio, que quietud, que grandioso, que místico…Y que olor a sebo, a rancio, o era incienso? No supo definir. A velas, a humo, a siglos… Eso la gustó y comenzó a mirar y a admirar. De pronto lo vio. Estaba sentado en una especie de pollete mirado al frente con gran concentración. Un Rimpoche de verdad desde los pies hasta la punta del gorro, oscuro de cara, normal, tantos años expuesto al humo de las velas…No tenía los ojos muy oblicuos aunque sí los pómulos rechonchotes. Parecía “cargaete” de tronco. Serviría y, ¡oh, la estaba mirando.


Se acerco Emma y con la más coqueta de sus sonrisas le indicó que la siguiera hasta una doble columna que la pareció adecuada. El Rimpoche al ponerse de pie resultó algo paticorto, pero la siguió diligente aunque algo sorprendido. Emma apoyó la espalda en la columna y, entornando los ojos levantó ambas manos a la altura de su pecho, juntó índice con pulgar formando un círculo y lentamente introdujo y retiro el índice de su mano derecha varías veces expresando su deseo con un gesto internacionalmente conocido y tan antiguo como la humanidad misma.

Al Rimpo casi se le saltaron los ojos, pero comprendió y acercándose a la Sherpa la dio un repaso del diez. Emma, muy metida en su papel, durante el intercambio, porque así lo veía ella, intentó hacer el acto lo más oriental posible. No es que tuviera mucha idea, pero seguro que el sexo en Oriente era más refinado que en Occidente y entre postura y postura ella se fue inventando una serie de reverencias y genuflexiones que desorientaban al Rimpo, pero que le impelían a atacar con celo y ahínco renovado. Una hora y cuarenta y cinco minutos más tarde, Emma, despeiná y con el traje hecho una

Ensaimada, se atrevió a abrir la boca y sacando el papelito, lo leyó lo mejor que pudo y de su boca salió algo así como…- ¿Akido embekido Sambalá? (traduzco) Por donde se va a Sambalá? El Rimpo puso cara de poker. Emma insistió. ¿Akido embekido Shangrilá?-Mira moza yo no te entiendo…-Emma abrió mucho los ojos. –Pero tú... de donde eres¡¡ ¿yo? De Constantina de la sierra y tú… ¿no eres nativa…? - ¿Pero qué haces vestido de esta guisa…? - Anda que tu…Emma se echó a llorar. El mozo aguantó el número completo y luego la invitó a un té con manteca. Emma acepto. Total……

De Lys

******

19 comentarios:

Isabel Romana dijo...

¡Bueno, irse tan lejos para acabar con un nacional...! Pobre Emma. Aunque oye, igual le estaba bien empleado. Muy divertida esta historia. Espero que cuando regreses te dejes ver por mi blog. Besos y buen descanso.

moderato_Dos_josef dijo...

jajajaja Lys me he divertido mucho con tu historia de un humor desternillante y ese giro final que le has dado, menuda sorpresa!!! Y las genuflexiones orientales y por dónde se va a Sangrilá...Excelente, y me voy a la kamasutra que hoy estoy más desvelao que un pavo antes de la cena de Navidad jejee. Saludos!

suseJ dijo...

Uhmmm....parece el principio de una larga amistad, jejeje

Goathemala dijo...

Pues tan artificial como era le pega uno del pueblo de al lado. Muy irónico y divertido.

Saludos y buen descanso.

Cornelivs dijo...

Muy buena historia...

Y en cuanto a tu descanso, te deseo que lo pases lo mejor posible, ya nos contaras cuando vuelvas...!

Un beso.

popi dijo...

Joder que tia, como eres, mira que mandar a la China a un bombon para que se de un repaso, con lo necesitao de hembras que está el macho iberico. Claro que la chica queria un polvo místico y aquí somos muy brutos. Realmente un relato genial, como todos los que nos traes a tu blog.

Que imaginacion mas perfecta.

¿No te irás al Tibet a...? Si es así habla en español para evitar sorpresas.

Un beso largo, para que te dure hasta tu regreso.

Te esperamos.

Endocimia dijo...

Visitanmdote por primera ves. volvere

J. Úbeda dijo...

El mundo es un pañuelo... jeje

¡Pásalo bien el puente!

Oteaba Auer dijo...

Fantástico relato. Una de mis asignaturas pendiente es ir a Katmandú...quizás algun dia...:)

Espero que estés disfrutando de estos días que te has tomado.
Para mi también ha sido un gusto ver tu blog y volveré.
Saludos

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Emma acepto. Total…… "

Genial historia amiga... Buen puente y un saludo!

Edy dijo...

Aveces quisiera tener mi propio monasterio, que arrobe, que me atrape, que me capture.

Estaba flojo, gracias por darme un empujoncito.

Cariños,

Lola dijo...

Bueno..al menos recorrió mundo jajaja
Un abrazo Lys,,,hasta pronto

Elisabeth dijo...

jajajaja que diver lys me ha encantado

besitossss

Old_Fashioned_Lover_Boy dijo...

Que los viajeros cuenten donde sus pasos se han marcado mas fuerte, ya que sus huellas son los recuerdos que no se han de borrar.


Saludos Lys, graxx por pasar y por la paciencia de postear y repostear... Donde vayas, buena suerte!

Codorníu dijo...

Lo estaba viendo venir, lo estaba viendo venir...

Si es que no puede ser.

(Buen relato)

Pedro dijo...

Jajaja, no estará basada en hechos reales?
Me encanta tu estilo fresco y desenfadado, vamos que me jarto reí leyéndote, para que nos entendamos.
Tu descanso no será para seguir los pasos de tu amiga Emma? Lo cierto es que da envidia lo bien que se lo pasó, la joia.
Suerte y un beso.

Salva dijo...

Una bellissima storia Lys. Credo che molte ragazze si identificheranno alla protaonista del racconto. Specie la parte della paura di invecchiare.
Dorian Gray, eh si, affascinante come racconto perche punta proprio su questo. Del resto la storia e´ molto coinvolgente e raccontata bene.

Buon Post, complimenti.

Un abbraccio,
Salva

PS: Ben tornata :)

lys dijo...

Ya de regreso de un descansito que a nadie le mal( a mí tampoco) paso a daros las gracias por haber entrado y leído mis cosas locas.

No es autobiográfica la historia, qué bah! Hay veces que se me ocurren tonterías y sin darme cuenta toman forma.

Os agradezco de verdad vuestros cariñosos coments y deseo que vuestro puente haya sido tan estupendo como el mio.

Besos a repartir.

Juan Miguel dijo...

Ja-ja-ja eres muy entretenida.
Saludos