Seguidores

domingo, 4 de enero de 2009


Dentro de aquella bola de nieve en el tocador de mi madre estaba y aun está, un esquiador. Muchas veces al lanzarme en picado en su cama llenarla de besos y aspirar su perfume. Solía a continuación coger la bola y ella y yo veíamos caer la nieve, la dábamos vueltas una y otra vez y la nieve envolvía al esquiador, el esquiador estaba allí solito y la nieve caía a su alrededor lentamente. Me daba pena y al comentárselo a mi madre me dijo un día: -“No te preocupes, L. tiene una viva agradable. Vive en un mundo perfecto.

Siempre he recordado esas palabras y por un tiempo pensé en ellas y me convencí de que un mundo perfecto era aquel en el que uno se podía aislar,

un mudo donde todo era demasiado precioso para compartirlo con nadie,

un mundo donde se podía pintar de azul lo verde y de rojo lo amarillo,

un mundo donde sólo entraba lo bello, un mundo donde descubrirlo todo sin opiniones al bies,

donde todo era redondo o cuadrado.

Un mundo donde podía sentir la nieve caer, brillar el sol y nunca, nunca sentir ni frío ni calor.

Fue un tiempo breve, el tiempo de mi inocencia, el tiempo de los cuentos de hadas.


He abierto el álbum de mi infancia.


En primera página, una niña de ébano de ojos de azabache que baila y se disfraza e ilumina la página con esa mirada feliz que tienen las princesas.

Paso página y hay otros duendes persiguiendo el espacio azul de travesuras,

Subiéndose a los sitios, encontrando caminos imposibles, como la copa de un Silky Oak

Para burlar la mirada del hada.

Hay otra estrella distante y luminosa con verdín en los ojos que imagina cuentos,

Que inventa canciones, que hace versos y pregunta de pronto las preguntas más serias.

Presiente que hay poco tiempo para aprenderlo todo.

Pasando las páginas, los duendes hacen guiños e inventan cabriolas que se han perdido en el tiempo, pero no olvidadas.

La princesa de azabache hace trampas que la verdosa estrella disculpa y calla.

Es tarde y los recuerdos embargan mi alma. Es tarde y ya es enero…

He pensado de pronto meter el álbum en un arca. El arca del tiempo

Para que guardar la princesa, los duendes, la estrella y los versos.

De LYS*~

26 comentarios:

Rosa dijo...

El gran arca del tiempo!!! cuánta razón tienes.

Muy bonito Lys... me hace pensar!.

Un abrazo.

Codorníu dijo...

Yo también tuve una bola de cristal de esas que se ponían al revés y luego al derecho y la nieve caía. Y era blanca y pura.

Ahora, ya fuera de la bola, pero dentro de este mundo patético, si me pongo al revés se me baja la sangre a la cabeza y cuando me pongo de pie nuevamente, los copos de nieve que descienden son rojos. ¿Por qué será?

Ojalá volviesen los duendes y todos esos seres y nos trajesen algo de Paz.

Un beso.

VIVIR dijo...

La edad te hace ver las cosas de distinta manera.... totalmente distinta... con la inocencia en la frente... todo es mas voluminoso... con el tiempo mas real.... esa es la vida...

Un beso

Tormenta dijo...

Pero que hermoso sería que nos volvieran a hablar de duendes y de hadas y pudiéramos abrir los ojos, descubrir algo nuevo que nos llene de gozo.

...

T

Alatriste dijo...

¡Hola amiga!, vine a dejarte mis mejores deseos para el nuevo año. Espero que hayas pasado unas fiestas estupendas y que ahora los Reyes se porten muy bien contigo. Como has sido buena, seguro que te traen muchos regalitos. Je, je, je.
Decirte también que fue una suerte para mí encontrar tus palabras en el 2.008 y que es un placer leerte. Así que no te vas a librar de mí en el futuro. Je, je, je.
Un beso muy fuerte, cuídate mucho y que te vaya bonito.
Hasta pronto y gracias por agregarme al invento de los seguidores. Je, je, je.

Lola dijo...

Tenlo a mano Lys, no guardes el album de tus mejores momentos, por que a bien seguro te uedan muchisimos otras imagenes que colocar en el..

Un besote

Carlos dijo...

Seguro que ahora, este minuto, aún vería en tu mirada -si pudiera- una niña de ébano de ojos de azabache que baila y tiene sueños de princesa.

Felíz 2009 Lys.

Jesús dijo...

Somos nuestros recuerdos y asomarse a ellos es asomomarse a nosotros mismos.

Naveganterojo dijo...

La infancia es una epoca de nuestra vida donde nuestro mayor don es la ilusion y la inociencia.
Si no perdieramos ese don en la madurez, quiza el mundo seria mas hermoso y humano.
Un abrazo

Isabel Romana dijo...

También a mí siempre me parecieron mágicas las bolas de nieve. Un album de recuerdos entrañable. La memoria suele endulzarlos y nos caldean el corazón. Un abrazo muy fuerte y feliz año.

Arwen Anne dijo...

la infancia es un tiempo lleno de inocencia que muchas veces se interrumpe a hachazo limpio y cruel, no pierdas esa inocencia si aún te queda algo de ella, así que no guardes las hadas para siempre, dejalas en un sitio donde de vez en cuando las puedas mirar no para la nostalgia, sino para la esperanza y la ilusión

un beso

La sonrisa de Hiperión dijo...

"He pensado de pronto meter el álbum en un arca. El arca del tiempo"

Que mejor sitio para guardar pedacitos de una vida?
Saludos

Amig@mi@ dijo...

¿Como es posible que un simple objeto, que quedo en forma de recuerdo nos evoque tanta vivencia pasada?
Yo también soy así ;).
besos

Pedro dijo...

Bellos recuerdos. Procura no olvidarlos nunca, forman parte de ti, una parte hermosa y muy importante. La inocencia no se pierde, sólo se oculta. Búscala.
Un beso.

Ayla dijo...

Estás invitada a una fiesta. Pásate por mi blog.
Un besazo.

Yardan dijo...

Por qué guardar una de las partes más hermosas de tí...

No la escondas... y sigue compartiéndola con nosotros... para hacernos volar en un mundo de algodón...

Para la realidad... ya está el mundo exterior y la Master Card ! jeje

Me encanta leerte

Besitos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

los recuerdos de la infancia, de la inocencia, son los mejores que puedes tener... la pena es que luego uno despierta a la realidad y ya nada es igual...saludos

Verónica (peke) dijo...

Me ha gustado el final del post, genial!!!
"Pasando las páginas, los duendes hacen guiños e inventan cabriolas que se han perdido en el tiempo, pero no olvidadas.",me ha gustado muchisimo.

besotes de esta peke.

pd: te espero por mi rincon con una buena taza de cafe caliente.

Garrincha dijo...

gracias por tu visita.
acabo de ponerte en mis links.
o sea, puse este blog en mis links.
si quieres que ponga los otros, dame un silbidito.
un abrazo.

manly dijo...

La infancia es una etapa de nuestra vida que jamás abandonamos, siempre la llevamos presente, siempre somos un poco aquél niño/a que un día fuimos.

anapedraza dijo...

¡Hola Lys! ¡Gracias por tu comentario! y menos mal que por fin ha entrado tu comentario porque me he encontrado un blog que me gusta mucho. Te agrego ahora mismo a mi lista de blogs favoritos para seguirte.

¡FELIZ 2009!

Miguel

pande... dijo...

Hola Lys!!...

Gracias por tus visitas a mi blog, yo a ti te he visitado varias veces, aunque no te haya dejado ningún comentario, voy poquito a poquito, tienes un gran blog, creo que fui seguidora tuya, ahora no me veo, tuve problemas con la plantilla de mi blog, quizás haya sido eso. Y ahora me sale una notita que no puede seguir a más, pero quiero que sepas que te leo, porque merece la pena hacerlo.

Un beso o dos o tres, Lys

Maite

Natacha dijo...

Sentirse seguro en la infancia es muy importante. Te da una visión firme del suelo cuando eres adulta.
No añores el pasado. El presente es lo único que importa... y es así gracias a aquello que tuviste.
Un beso, preciosa.
Natacha.

Ya volví.

Esteban dijo...

Ojalá en mundo fuera como pensamos que es cuando somos niños.
Un beso.

esgrasiao dijo...

lo de mi blog no es personalidad...es mala suerte.Que mas quisiera yo que un mundo de hadas....pero seguro que yo voy a ese mundo y hay una colision aerea de hadas en cadena.
salu2.

Nelson Diaz dijo...

Lis, que hermosas tus reflexiones corazon, no simplemente te he visitado, gustosamente ahora soy tu seguidor.

Exitos y un fuerte abrazo mi talentosa amiga.