Seguidores

viernes, 31 de octubre de 2008

El vagabundo que nunca lo fue


PRÓLOGO DE PRÓLOGOS.

Quienes pasan del deslumbramiento y el vértigo de Hojas de hierba a la lectura de las piadosas biografías, buscan al vagabundo semidivino que nos revelaron sus versos y les asombra no encontrarlo. Uno de los propósitos de este prólogo es intentar, una explicación de esa desconcertante discordia.

Dos libros aparecieron en New York el año 1855, ambos de índole experimental, ambos distintos. El primero inmediatamente famoso y ahora relegado a las antologías escolares o a la curiosidad de eruditos y de los niños, fue el Hiawatha de Longfellow. El otro libro, entonces ignorado y ahora inmortal, fue Hojas de hierba.


América era entonces el símbolo famoso de un ideal, ahora gastado por el abuso de las urnas y por los excesos de retórica (ahora sabemos que ese ideal fue sólo un sueño, el sueño americano) aunque millones de hombres le hayan dado, y aún siguen dando, su sangre. El orbe entero tenía puestos los ojos en su “atlética” democracia.

¡Cómo cantar de un modo condigno esa nueva fe de los hombres!

Whitman pensó que la democracia era un hecho nuevo y que su exaltación requería un procedimiento no menos nuevo.

Necesitaba, como Byron un héroe, y le dio el nombre de WALT WHITMAN.

WHITMAN oriundo de Long Island, es así mismo, el otro que el primero quería ser y no fue, un hombre de aventura y amor indolente, animoso, despreocupado recorredor de América. (Hojas de hierba se recogen acontecimientos en lugares en el que él nunca estuvo) Whitman se hizo plural; el autor resolvió que fuera infinito. Hizo del héroe de Hojas de hierba una trinidad; le sumo un tercer personaje, el lector. El sucesivo y cambiante lector.

El lector conversa con el poeta y le pregunta qué oye y qué ve o le confía la tristeza que siente por no haberlo conocido y querido. WHILTMAN le contesta así:

Veo al gaucho que cruza la llanura, veo al incomparable jinete de caballos con el lazo en mano,
Veo sobre las pampas
La persecución de la hacienda brava.


Y también:


Éstos son en verdad los pensamientos de todos los hombres en todas las épocas y países: no son originales míos.
Si no son tan tuyos como míos, son nada o casi nada,
Si no son el enigma y la solución al enigma, son nada.
Si no son tan cercanos como lejanos no son nada.
Ésta es la hierba que crece donde hay tierra y hay agua,
Éste el aire común que baña todo el planeta.


WHITMAN, insisto, es el modesto hombre que fue desde 1819 hasta 1892 y el que hubiera querido ser y no acabó de ser y también cada uno de nosotros y quienes poblarán el planeta.


De prólogos de un prólogo de prólogos de Jorge Luis Borges.

Yo también sucumbí al intenso deseo y tristeza de no haber llegado a conocer al "otro" Walt, creo que me habría enamorado perdidamente de él.

8 comentarios:

suseJ dijo...

Leer poesía es lo más difícil que hay, sobre todo si no es en el idioma original, ya que no son la palabras, es todo lo que las envuelve y la músiclidad de las mismas....que te voy a decir.
La retransmisión de La Guerra de los Mundos no fue muy buena, tenia mas de ceremonia que de programa de radio, se limitaron a leer el guión, muy buenas voces, pero sin los efectos músicales y de sonido piernde mucho. De por sentado que todo el mundo conoce la obra. Yo la oi con efectos hace años y estaba a añosluz de esta versión. En fin dentro de cinco años parece que repetiran el evento.
Causas Pendientes de la Humanidad, lo he cerrado temporalmente por el ataque de un troll, lo volver a abrir de aquí a unos días a ver si se va.
Te recuerdo que es el esbozo de un libro si quieres participar escribiendo algún capitulo dimelo y te mando las claves....

La sonrisa de Hiperión dijo...

"ahora gastado por el abuso de las urnas y por los excesos de retórica"

Yo pienso que eso no es de ahora, sino que lo ha sido siempre.
La política es lo que tiene, que todo lo arrasa.
Saludos!

Cornelivs dijo...

Devuelvo tu amable visita a mi blog. Muchisimas gracias.

Tu blog me ha gustado mucho. Si no te importa, te agrego a mi lista de blogs favoritos y te comentaré con frecuencia, ok? Un cordial saludo.

Lola dijo...

Creo en ti, alma mía, el otro que soy
no debe humillarse ante ti,
ni tu debes ser humillada ante el otro.

Gracias Lys por descubrirme a este autor,,me fascina lo que le he leido,y pienso seguir bebiendo sus letras...
Por cierto...en la anterior entrada para "no depres" me vi en tu espejo..
Un besototee

Codorníu dijo...

Hola, Lys. Me tome la libertad de echar una ojeada a tu blog.
Muchas gracias por este trabajo que pones a disposición de todos.
Un saludo.
Codorníu

Popi dijo...

Dime Lys, decidme todos, como doy lo no tengo, como saco lo que no tengo y como os digo todo lo que siento, mis palabras y mis pensamientos no fluyen como mis sentimientos. Ardo de dar, expresar y transmitir, pero me quedo en el pensar y gozar, ese es mi devenir.

Decidme todos, dime Lys...

Besuco para todos.

lys dijo...

Gracias Susej, espero que se haya ido el trol que te ha invadido, ¿Será un desertor de la guerra de los mundos?
Lo visitaré de vez en cuando, me gustó lo que leí.
Saludo MCMDNT.


Sonrisa, así es, y no es que sea nuevo ese devorar de los gobiernos. Lo que pasa es que ya queda poco y se nota más.
Un saludo lindo

Muchas gracias Cornelivs, es un honor.
Saludos


Lola, qué gran poeta verdad? Me alegra que te guste tanto como a mí. Hay, la vida acelerada...
Un beso.

Codorniu, has sido toda una sorpresa para mi tu blog.
Gracias por darme la oportunidad.

Mi querido Popi, yo no tengo respuesta. Si te digo que tienes mucho para dar, y que tienes un inmenso corazón del que todavía puedes sacar muchas cosas, eres un bello ser humano.

Un abrazo

Goathemala dijo...

Hojas de hierba es quizás mi poemario preferido. No tengo ni idea de Hiawatha de Longfellow. Gracias por las explicación borginana.


--
Saludos, Goathe.