Seguidores

domingo, 8 de febrero de 2009

Si hubieras estado...


¡Dios! (comienza la carta, escrita con una caligrafiá preciosa, sin una tachadura, limpísima).


Te voy a escribir sobre Nahama, a quien as olvidado. Era una niña encantadora, no guapa, encantadora.
Recuerdas el día en que ardieron las casa? Sí, allí en aquellos tus dominios en Polonía. El día que tus ángeles se pusieron en pie y gritaron: ¡Señor del universo! Cómo has podido, cómo has podido, cómo has podido.... y en ese momento seguro que te frotaste las manos y dijiste: Es cierto, ¿Cómo he podido? Ah, pero yo quería hablarte de que yo tenía una hija llamada Nahama. Tenía cinco años y me preguntaba, papá por què, papá cúando. Y un día no sé cuando, me niego a recordar...

El día que llegaron y nos metieron en rediles, la señora Maroshka se compadeció de Nahama, cosa que tu no hiciste y la escondió en la bodega, la bodega era húmeda y muy pequeña y Nahama pasó en aquella bodega siete meses, que son doscientos diez días, que son cinco mil cuarenta horas, que son trescientos dos mil cuatrocientos minutos. Coge tu Omega, tu doxsa que seguramente marca las horas en letras hebreas, ¿O tal vez en lugar de números aparece un símbolo de las doce tribus de Israel? Súbete la manga mira el reloj y cuenta: trescientos mil tic-tac y otro dos mil tic-tac y otros cuatrocientos mil tic-tac. Muchos, muchísimos. Y el techo de la bodega de aquella vieja casa era muy bajo. Nahama permaneció allí siete meses con la cabeza pegada al techo, no podía acostarse. El día que entró en el el sótano, estando sentada la cabeza le tocaba el techo ¡ La cabeza pegada al techo!
¿Entiendes lo que intento decirte?

Y allí en aquella bodega, por las noches, no durante el día-aunque resultaba difícil distinguir entre el día y la noche- por las noches ella sentía como iba creciendo, como iba aumentando. ¿Y hacía donde crecía? ¿Hacía donde aumentaba? Crecía hacía el interior del techo, hacía el interior del húmedo techo de piedra. Su cabeza subía hacía el techo, avanzaba hacía el techo pero el techo no se movía de su sitio. Descolorido, húmedo, angustioso. Eterno. Y la cabeza se pegaba, intentaba vencer al techo, la cabeza se apretaba contra el techo, dentro del techo. El techo, Señor del universo, moldeó su cráneo. De mes en mes su cabeza iba aplastándose y moldeándose; su espalda se achicaba, su espalda se encorvaba, allí, mientra su cabeza se apretaba contra el techo- eso me contó más tarde- sintió con absoluta claridad como iba creciendo.

Una vez al día, la señora Maroshka abría la puerta tan sólo una cuarta introducía un poco de comida y agua y, a excepción de ese minúsculo resquicio de luz, no vio nada durante los siete meses. Su cabeza crecía dentro del techo y ella pensaba, sentía su crecimiento. ¿No era por eso que tus ángeles lloraban?
Por la cabeza da Nahama, endurecida, petrificada, curvada, y todo en silencio con resignación.
Y tus ángeles lloraban. ¿Y tu, señor del universo, dónde estabas?


Esta carta salió de la mente de un imaginario paciente del hospital psiquiátrico de Tel Avi después del holocausto. La conocemos por la prodigiosa pluma de YORAN KANIUK.

38 comentarios:

Elisabeth dijo...

pues es una carta q me ha dejado pensado bastante rato en todo lo q en ella expresa....


besitossss

Noelplebeyo dijo...

las verdades imaginarias son reales.

kayako saeki dijo...

Preciosa carta...
Expresa grandes preguntas existenciales y ke tod@s nos debemos hacer... El hecho de ke la eskriba un interno de un psikiatriko...me lleva a pensar en "la lucidez de los lokos"( en el buen sentido)...
Muchos besos y gracias por plantearnos ésta reflexión.

€_r_i_K dijo...

Seguramente, las divagaciones producidas por esa tensión, reflejó estas letras, cápaces de extremecer cualquier persona que no haya vivido esa falta de espacio.....Demasiados látidos para contarlos.....


Abrazos......

Cornelivs dijo...

Increible Lys.

Preguntas: ¿Y tu, señor del universo, donde estabas?

Y yo contesto: ¿Y vosotros, hombres del mundo, donde estabais?

Un enorme abrazo.

Sol y Luna dijo...

Gracias Lys, nunca es tarde cuando la dicha es buena dice un refrán, gracias nuevamente por dejarme tus buenos deseos, seguiremos unidas a través de las letras, oye me encanta como baila el caballero del reloj ja,ja,ja.
Un abrazo lleno de sol y luna.

Amig@mi@ dijo...

Una carta tan rara como profunda ...
la mente, incluso las enfermas, a veces es capaz de cosas que no imaginamos ¿Verdad?
Un beso

Tu blogamigo de verdad dijo...

La vida encerrada en un cerebro anclado al devenir.

Un cerebro entumecido por la magia de palabras huecas.

Vivir sabiendose morir
Morir en vida.

Tu blogamigo de verdad dijo...

La vida encerrada en un cerebro anclado al devenir.

Un cerebro entumecido por la magia de palabras huecas.

Vivir sabiendose morir
Morir en vida.

kayako saeki dijo...

Tienes toda la razón Lys !!!
La canción jaula de cristal está inspirada y kompuesta en un viaje por el barrio rojo de Amsterdam...

Besitos !!!

Puntas Violeta dijo...

Que mensaje tan turbador. Increible de verdad, simple, perfecto.

Un beso y una violeta para ti.

RAMPY dijo...

Una carta estremecedora que te hace reflexionar hacia dónde estamos caminando.
Un besote y gracias por compartirla
Rampy

anapedraza dijo...

Es un grito contra el genocidio. Todas las guerras son absurdas, nadie es mejor que nadie por ser otra cosa distinta a la tuya.

Me he emocionado leyéndote.

¡Un beso Lys!

MIGUEL

Arwen Anne dijo...

es una carta preciosa llena de angustia, desde luego es algo que no debería de pasar y sin embargo, en nuestro interior, pasa muchas veces sin que nadie lo vea

besos

BRILLI-BRILLI dijo...

Los locos siempre tienen razón,impresionante la carta.
Besos

hargos dijo...

por supuesto que no me parece mal, el premio es tuyo, yo debia otorgarlo a 10 personas y fue lo que hice, me hubiere gustado darselo a todos pero heran asi las reglas,heras de las primeras en enlazar mi blog y una de las personas que se lo merecia, un besazo fuerte y largoooooooo

Liliana G. dijo...

Impresionante, descarnado, sin artificios ni afeites, tristemente hermoso.
Tuve oportunidad de escuchar y leer como en un libro, la magia que desborda de la mente de algunos pacientes psiquiátricos. Creo que nunca me dejarán de asombrar.
Estupenda selección.
Cariños.

Jesús dijo...

Cuanto horror, ayer, y hoy también en algún lugar

Luciano dijo...

Lys Gracias por haber visitado.
Lamentablemente, el tiempo de ir a buscar amigos es cada vez menos.
Le deseo un hermoso día.
Pero usted se ha registrado en facebook?
Vi a mi bannerino otros. Gracias.
Un bacio grande grande

Luciano dijo...

Lys guarda la tua luna su questo link:
http://salute-curiosita-critica.blogspot.com/

Naveganterojo dijo...

¿Que brutalidades hemos de leer y escuchar para comprender todos los dramas que se vivieron durante las decadas de los 30-40?.
¿Cuantas se iran al silencio de la tumba con sus protagonistas?.
Un abrazo

Gara dijo...

Una carta terrible,llena de agonia...,me deja pensando.

Besos

Oscar García dijo...

Es increíblemente dura, asfixiante y claustrofóbica; pero sobre todo reivindicativa y triste.
Me ha gustado muchísimo. Gracias por compartirlo.

Un beso.

El lobo estepario dijo...

Tan real como la vida.
El problema es que sigue pasando...y sigue pasando...

Un abrazo.

josep estruel dijo...

Una gran relexión. Pero tristemente no nos sirve de nada, porque no sabemos aprender.
Los protagonistas nunca mueren del todo.
Una abraçada/un abrazo.

SMV LIBRE dijo...

Que paradoja, cuánto loco lúcido en psiquiatrico y cuanto loco suelto por el mundo. Besos guapetona.

goyo dijo...

que fuerte mujer..... pero que real.
me gusto mucho. Meta pluma
un beso

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

el loco no estaba muy descaminado, historias comoe ess no hay que irse a la época del holocausto...en nuestro holocausto personal de la confrontación de ideas en España, esa historia se repitió durante la guerra y mas cruel tras la querra, en la postguerra...un abrazo

woman in love dijo...

hay realidades que parecen ficción y ficciones que podrían ser realidades

besos

Alatriste dijo...

El hombre es un lobo para el hombre, amiga. Una lástima que la historia no deje de repetirse y que nuevas desgracias reemplacen a las antiguas. Triste cadena en la que nos movemos. Gracias por compartir este testimonio tan increíble. No lo conocía. Un beso muy fuerte, guapa y My seguro que recogió tus ánimos. A ver si vuelve. Te agradezco tu presencia siempre cariñosa. Besitos desde el Sur.

Lycans Laqueus dijo...

Gracia por hacérnosla llegar.

Un lobo interviniendo

Odi Noyola dijo...

^-^

hargos dijo...

pasate por mi blog

Liliana G. dijo...

Hola Lys, pasá por mi blog a buscar un pequeño premio que te dejé. Debés decir quién te lo otorga y a su vez pasarlo a diez blogs amigos.
Un gran beso, amiga.

alma máter dijo...

Gracias por tu visita y enlace lys,
y gracias por haber compartido esa carta... tan real, tan profunda...

Un beso.

Christian dijo...

HOLAAAAAA, VENGO A RECORRER TU MUNDO, Y APROVECHO PARA DEJARTE MIS SALUDOSSSS.
HASTA PRONTITOOOOOO

ESCAECER dijo...

Impresionante relato,yo me pregunto como estará esa mente que tiene claustrofobía paranoica, que seguramente lo escribió porqué así se sentía.
Besazo

J. Úbeda dijo...

Qué duro.