Seguidores

miércoles, 18 de febrero de 2009

Es fácil estropear la infancia.



Tengo diez años Tres meses y dos días.
Tengo buena vista, buena voz, dinero a mano, libros en el estante, buena memoria, volubilidad de lengua, ademanes misteriosos, genio un poco extravagante por naturaleza y otro poco por arte; distracciones naturales las unas y artificiales las otras; muchas ganas de ser tenido por sabio, pocas ganas de estudiar, tertulias en que lucir, padres ancianos a quien embobar, servicio que me adula y tontos que escuchan. Yo soy un niño prodigio.

Estaba yo en la tarea de embobar a un circo compuesto por miembros mixto de la flor y la nata de un país lejano,y andaba ya como por la mitad de mi disertación de mencionar y alabar a todas las sectas filosóficas antiguas y modernas, cuando se me ocurrió darme una vueltecita por el pescaito de Cantabría, el aceite de Andalucía , la canela de Asia, el azúcar de Jamaica, el vino de rioja, la manteca de Holanda, el queso de la Mancha, el jamón de Palma, en fin, demostrarles que ere hombre de mundo.

No perdí la ocasión de mencionar el el calor y el frío, humedad y sequedad y salió el termómetro, barómetro y higrómetro, micrómetro, aerómetro.... pasé de lo físico a lo metafísico, y de esto a lo moral y lo inmoral e iba a traer toda la naturaleza a mi inspección cuando se me volcó el carro. Vi , como me rehuían la mirada y que alguno se santiguaba. De pronto escuché :

“Tengo setenta años, los últimos cuarenta de estudios mayores, y juro a fe mía que nunca he escuchado mayor sarta de erratas. Usted tenía que haber estudiado cien años y aún así, le falta convencimiento para explicar cosas que no comprende, voces que no entiende, libros que ni ha visto, autores que no ha leído, y ciencias que piden otro juicio. Usted ha abusado de la discreción con que se presentan los verdaderos sabios, ya que sabios sólo se puede llamar a los hombres cuando han sido humillados a la edad, la virtud y el estudio.

Siga usted mencionando a Ovidio, Cátulo, Propercio, Guarini, Lope. Garcilaso Villegas... y mientra no tenga el propósito de estudiarlos a fondo ,seguirá diciendo puerilidades. Aplíquese muchacho al estudio y deje las disertaciones para tiempos más aptos.

Desde entonces ando algo alicaído...

33 comentarios:

RAMPY dijo...

Hola Lys, me ha parecido un relato muy interesante. Mis más sinceras felicitaciones.
Un beso
Rampy

Adolfo Payés dijo...

siempre es un placer leerte y llevarnos con tus post lo mejor, que es todo. y así seguimos con dulzura tu camino convertido en verbo..

muy bueno


saludos fraternos

Naveganterojo dijo...

Ja,ja, me ha gustado el relato, el chico se creia alguien y le demostraron que solo era un pequeño bufon,¡¡hay que ver lo que hace el circulo que te rodea!!.
Un abrazo.

Other-side dijo...

No todo fue en percepción, la vida demostró ser errata en su propio sentido, la tangente lógica por encima de su sabiduría, en voz popular denotó que siempre hay algo por aprender, incluso cuando no se sabe nada, o todo...

Necio aquel que cree ser sabio, sabio él que nunca lo piense...

Digiovani, Eliana G. dijo...

Que interesante.. justamnete que estoy estudiando Filosofía.. y tiene razón el anciano... porque el niño podra ser muy prodigio, e incuestioablemente inteligente, pero la verdadera sabiduría no la da un momnto de palbras, datos y nombres aprendidos de memoria, sino una vida Bien Vivia, la Experiencia y los Golpes.
Un beso
Eli,

Daphne dijo...

me resultó un poco triste... pero muy interesante.

gracias por el comentario en mona moda, te invito a ver mi otro blo http://lavidamodernadedaphne.blogspot.com/

saludos! volveré!

Ayla dijo...

Las cosas más útiles e importantes son las que te enseña la vida, en su duración, su transcurso y su recorrido. La experiencia que todo eso te aporta no la hallarás en ningún libro, por muy niño prodigio que hayas nacido.

Muy sabias las palabras del anciano.

Aunque, claro, el saber no ocupa lugar, pero lleva su tiempo.

Un abrazo, lys.

€_r_i_K dijo...

Cuanto mas leo, mas ignorante me siento....Felicidades.....


Abrazos.....

Old_Fashioned_Lover_Boy dijo...

La experiencia y sabiduria de los años no se gana en rifa, nio se lee en textos, no la compras con dinero ni la siembras en un huerto.

Otro texto otra cosa que aprender.

un beso Lys

Eduardo Galván dijo...

Los que realmente son sabios, de lo único que presumen es de su humildad, cuanto más saben más pequeños se sienten...

besos.

ESCAECER dijo...

Esto me suena a estos crios de hoy que piensan que todo lo saben y les falta rodaje, muchos golpes y sobre todo mucha vida. Curioso relato, me gustó.Te envio besos

Goathemala dijo...

Se habla mucho y se lee poco. La mayoría de los juicios que emitimos no están razonados.

Muy bien escrito. Debieras explayarte en escritos más largos, de varias páginas. Ya sé que no son indicados para blog pero me da que tu imaginación los abordaría con mucho éxito.

Abrazos.

Noelplebeyo dijo...

La sabiduría de los años solo se iguala cuando pasa el tiempo, pasa el tiempo, pasa el tiempo...

alma máter dijo...

Bonito relato Lys.

Un beso.

moderato_Dos_josef dijo...

Una demostración de hasta donde puede llegar la pedantería. Era un mequetrefe pedantín. Un saludo!

Sol y luna dijo...

La mejor Universidad es la vida misma, la experiencia con sus lecciones de triunfos y fracasos, de amores y desamores, eso no se aprende en un día, y es un libro tan grande que cada página se escribe a diario.
Un abraso lleno de sol y de luna.

Amig@mi@ dijo...

Pero ahondando un poco en el tema...¡ qué triste vida la de casi todos los niños superdotados!, ¿verdad?...
Cuanto tacto hay que tener al tratarlos para que no se vuelvan como este :)
Bessoss

anapedraza dijo...

¡Hola Lys!

Lo mejor es vivir mucho para escribir mucho. Aunque pienso que yo escribiría un libro muy aburrido.

¡Excelente post!

Un abrazote.

MIGUEL

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Nunca es tarde si la dicha es buena... "solo se que no se nada" resumiría las palabras del sabio...besos

Rosa dijo...

Hay quien guarda silencio y pasa por sabio, pero no es menos cierto que hay gente que se hace detestar por su mucha palabrería.

Un abrazo

Mónica dijo...

Holaaaa Lys, ¿cómo estás? Me gustó lo que escribiste y es como dicen... se hace camino al andar.

La experiencia lo es todo. Bss

Loles dijo...

Después de leer tu relato me reafirmo en esa frase ue alguien dijo..."Solo sé que no sé nada"....
Bueno si, las lentejas me salen divinas jajaj

Aguaya dijo...

Qué tal, Lys!!

El niño es solo eso: un niño. Ya tendrá tiempo de estudiar. Mientras, celebro su sabiduría innata, que de seguro será grande, si la sabe aprovechar. Pero 10 años es muy temprano para hundirse en montañas de hojas y letras...

Un beso, desde Berlín,
AB

mardelibertad dijo...

Para saber conocer y aprender nunca es tarde
Besos

kayako saeki dijo...

Yo kreo ke es mejor experimentar las kosas de la vida,..ke pasar la vida estudiando libros ke hablan sobre kosas,....
besos...

Alejandra Menassa dijo...

Un beso Lys, no menciones el nombre de los filósofos en vano, por pura erudicción vacía, bonita moraleja. bien escrito, te felicito.
Un saludo y encantada de conocerte, te sigo hasta el fondo del mar, bueno, mejor me quedo en la orilla esperándote.

Gara dijo...

Gracias por cada mensaje q nos dejas en tus relatos,me encantó leerlo.

Besos

toupeiro dijo...

El mundo está lleno de listillos.

Liliana G. dijo...

¡Genial Lys! "El diablo sabe por diablo pero más sabe por viejo".
Un beso.

espejosdeluz dijo...

hermoso tu relato !!!! me gusto mucho siempre s una alegria leer cosas tan buenas
saludos mei

Pedro dijo...

Buena lección de humildad. Aunque ese chico apunta buenas maneras, dejémosle que el tiempo lo curta y suavize y tendremos otro Sócrates en potencia.

Magnífico tu relato.
Un beso.

William De Baskerville dijo...

Nunca se para de aprender, ya sea con 10 o 70, nunca se debe pensar que uno es sabio por saber dos o tres cosas, nunca se conoce todo y siempre se peca en la nada.

Buen post.

Markos dijo...

Bonito cuento sobre la humildad, la sabiduría y la pasión por la vida.
Salu2