Seguidores

viernes, 18 de julio de 2008

Para decir hasta pronto


Si alguna vez decides detenerte, y mirar, y llenarte las manos con todo lo que has visto, decidido,
creado,
guarda un hueco minúsculo, como de una mano,un pequeño escondite entre las frases y las horas, y escribe en el los versos que no han sido.
Atiende, no te olvides de nada.

Haz un largo recuento de kilómetros.
de llamadas perdidas,
de los breves momentos que has llevado en tu mente,
al sitio que no fueron,
de los suspiros con nombre.
Atiende, no te olvides de nada.

Ni siquiera te olvides de las promesas rápidas,
de las canciones tristes,
de las conversaciones sin menor importancia,
cuál fue el amor,
en qué lugar dejaste las palabras.
Pon cuidado y no te olvides de nada.

Y entonces, sólo entonces,
vendrán desde ese hueco sin orden los recuerdos apenas vividos
y tal vez los guardes en un lugar nuevo,
imperceptible y cálido.

2 comentarios:

qaesar dijo...

Tengo muchos pequeños huecos que alguien llena cada día desde un rincón que huele a mar...

Bssssssssss

GoodOldFashionedLoverBoy dijo...

me recordo a la crata de despedida de gabriel garcia marquez.

saludos